Wadi Rum Jeep Tours

Si llega a Wadi Rum procedente de la meseta septentrional, la primera parorámica que divisará del lugar será una visión aérea de los peñascos y cumbres despedidos desde el terreno arenoso del desierto, amontonados unos tras otros hasta que se pierden tras la neblina. La vasta extensión sureña de Jordania recibe este nombre por su grandilocuente red de valles.

“No eran uniformes muros rocos”, escribía T. E. Lawrence in uno de los diversos capítulos sobre Wadi Rum en Los siete pilares de la sabiduría, “sino que estaban construidos en diferentes secciones, en despeñaderos parecidos a gigantescos edificios, a ambos lados de sus calles… Estas últimas cúpulas daban la última apariencia de una arquitectura bizantina a este irresistible lugar, a esta vía religiosa que superaba toda imaginación… Los paisajes de los sueños infantiles eran tan vastos y silenciosos como éstos”. Lawrence llegó a la zona durante la Revolución Árabe (1917-1918), cuando las políticas y logísticas tribales requerían de su precencia o, simplemente, para encontrar alivio. Gran parte de la película de David Lean, Lawrence de Arabia, fue rodada durante los 60 en la zona.

La zona se ha habitado desde, al menos, la época del Neolítico, gracias a los numerosos manantiales de la zona. Durante milenios, las tribus nómadas y los comerciantes en ruta hacia o desde el sur de Arabia se sirvieron de Wadi Rum. Muchos de ellos dejaron dibujos o textos, escritos en tamúdico o nabateo, marcados en las fachadas de roca, zona que denominaba la zona “Iram”. En tiempos del Rey nabateo Aretas IV, se restauró un templo dedicado a la diosa Allat, construido anteriormente por la tribu de Ad; el asentamiento que se acomodó cerca del mismo data de tiempos de Rabbel II.

La geología de Rum

Las formaciones de Wadi Rum son un resultado indirecto de los numerosos cataclismos que crearon el Gran Valle de Rift, dentro del cual la fractura del Jordán es la parte de más profundidad. Las capas de rocas que se alzaron en la zona se reorganizaron en las entrelazadas fallas que podemos apreciar hoy en día. Las mayoría de ellas transcurren de norte-noreste a sur-suroeste, aunque a muchas las atraviesan fallas inversas que transcurren en cualquier otra dirección.

El fondo del valle se sitúa a 900-1000 metros sobre el nivel del mar; los peñones de arenisca se elevan a más de 500- 750 m. Jabal Ramma (1,754 m) es el pico más elevado de la región y el segundo de mayor altura en Jordania, un metro menos que el Jabal Umm Jshreen, dispuestro frente a Jabal Ramma, al otro lado del Wadi. Escodido en su mayoría bajo el fondo, hallamos un yacimiento de granito del periodo pre-cambriano; esto es, de al menos 2,000 años de antigüedad. Sobre dicho yacimiento, hallamos arenisca de distintos colores y periodos: primero, de color rojo, perteneciente al cambriano (600 millones de años); seguidamente, de color gris, perteneciente al ordovician; y, finalmente, de color gris claro, perteneciente al silúrico (cada uno de unos 100 millones de años más jóvenes que los anteriores). La lluvia y el viento han esculpido la arenisca adoptando formas propias de cúpulas, cañones de órganos o gotas de cera de vela, o creándose arcos rocosos sobre los cañones.

Todos los estratos se inclinan hacia abajo, en dirección este; en las zonas occidentales, los yacimientos de granito se aprecian sobre el fondo del wadi. En la cara oriental del Jabal Ramm, en concreto, brotan manantiales de la interfaz entre el granito y la arenisca como consecuencia de la filtración de las lluvias invernales en la arenisca, cuyo curso detiene la impermeabilidad del granito, dirigiéndose hacia el este para formar charcas de exuberante follaje.