Umm-Al-Jimal tours

La ciudad negra de Umm al- Yimal (madre de los camellos, en árabe), que debe su color a la piedra basalto, yace como una incrustación de color oscuro en las llanuras del norte de Jordania. Aún permanecen en pie muchos de sus edificios de dos y tres plantas, de aspecto abandonado pero que perduran en la memoria de los vivos; edificios que fueron construidos hace 1200 años.

Los Nabateos establecieron una sede en la zona en el siglo I d.C., a modo de escala en la ruta comercial entre Damasco y el sur de la península. En una zona sin arroyos ni pozos, todo el suministro de agua se recogía en cientos de cistenas durante la temporada de lluvias.

Tras anexionarse el Reino nabateo al Imperio romano en 106 d.C., Umm al-Yimal creció, por lo que se convirtió en una importante base militar, rodeada de muros, con una nueva reserva de agua y un sistema hidráulico para suministrar agua a la nueva reserva y al resto de cisternas y reservas del lugar. Se construyó una vasta fortaleza, aunque ahora en ruinas, que a principios del siglo V, una vez que el papel militar de la ciudad decayó, se remplazó por una base militar considerablemente mucho más pequeña.

Durante el periodo bizantino, se contruyeron más viviendas, 14 iglesias y una catedral; tendencia que siguió el mismo curso bajo el control de los Omeyas dentro de una comunidad de mayoría cristiana. Sin embargo, tras el terremoto del 749 y el traslado de los Abbasíes a Bagdad, la zona nunca fue reconstruida. Y así permaneció hasta principios del siglo XX, cuando algunos drusos procedentes de los alrededores de Jabal al-Arab residieron durante un cierto tiempo en la zona. La ciudad moderna, cercana a las ruinas, data de 1950.