Deir Alla Tours

En pleno centro del mercado de la localidad de Deir Alla, en el Valle del Jordán, a unos 230m bajo el nivel del mar, hallamos un impresionante montículo arqueológico. Tell Deir Alla (Montículo del Elevado Monasterio) se ha identificado, según algunos expertos, con Sucot y, según otros, con Penuel, castigados ambos por Gedeón por haberse negado a ayudar en la persecución de los Midionitas (Jueces 8:4-17). Las excavaciones efectuadas a partir de los años 60 por equipos daneses y jordanos han revelado que el montículo se habitó de manera continuada desde 1700 hasta el 400 a.C.;esto es, desde la Edad del Bronce Medio hasta la época helenística, aunque la mayoría de los restos pertenecen a la Edad del Hierro.

Dentro de un enorme santuario, con talleres asociados y perteneciente a la Edad del Bronce Tardío, se hallararon piezas de cerámica, muchas de ellas no fabricadas en la zona. Estas piezas señalan la inmensa red comercial que existía entre Egipto, Mesopotamia, el Levante mediterráneo y Micenas, en la que el santuario jugó un papel primordial. Su función se mantuvo hasta unos 400 años antes de ser destruido por un terremoto y un incendio a principios del siglo XII.

El asentamiento continuó su época de esplendor durante la Edad del Hierro, todavía como importante parada comercial. Entre los descubrimientos destacan algunas inscripciones escritas en armenio primitivo. Una de ellas, escrita en tinta negra y roja, data del siglo IX a.C., de los primeros escritos sobre muro, donde se narra la profecia de Balaam, hijo de Beor, personaje que sólo se nombra en la Biblia (Num. 22.24), con una luz muy poco favorecedora.