Shobak Castle Jordan

A unos 25 km al norte de Petra, un imponente castillo corona una roca, en forma de cono, que se eleva sobre un paisaje agreste y escarpado. Hoy en día recibe el mismo nombre de la localidad colindante, Shobak, aunque en época de las Cruzadas se denominaba Krak de Montreal: la fortaleza de la montaña real. Se contruyó en 1115 durante el reinado de Balduino I de Jerusalén; supone el primero de los muchos castillos diseñados para proteger la nueva provincia de Oultrejourdain de los musulmanes, los cuales habían atacado la ruta que unía Siria y Egipto (al antigua Carretera del Rey).

Montréal fue la sede de Roman du Puy, primer señor de Oultrejourdain. Sin embargo, en 1132 la oportunidad le fue concedida a Payan Ic Bouteiller quien, diez años después, se transladó al Karak. Montréal continuó siendo una importante defensa de los Cruzados. Saladín la asedió en dos ocasiones, en 1171 y 1187; éste último coincidiendo con el año en que los Cruzados fueron derratados en Hattin. Durante éste último, se prolongó unos cuantos meses más que el del Karak, aunque finalmente se capituló en la primavera de 1189.

Los Ayyubíes mantuvieron el castillo bajo su poder hasta 1260, año en que el nuevo Sultán mameluco egipcio, Baybars, consiguió el poder de la región al completo. Sin contar una iglesia y una capilla pertenecientes a los cruzados, así como un palacio ayyubí, la mayoría de lo que podemos apreciar hoy en día corresponde a la restauración que llevó a cabo el mameluco a finales del siglo XIII, entre las que se incluye un precioso friso con caligrafía árabe ubicado en los muros exteriores. El poder otomano sobre la zona pasó a manos de algunos sheijs de la zona hasta finales del siglo XIX. El castillo estuvo habitado por un par de familias de la zona hasta los años 50 del siglo XX.