As-Salt Tours

Hasta principios de los años 20, as- Salt fue la única ciudad jordana de verdadera importancia. Gracias a un buen suministro de agua y su tierra propicia para la agricultura, ha sido habitada desde, al menos, la Edad del Hierro. Se la ha identificado con la Gadaron romana. En el periodo bizantino, tuvo su propio obispo y se dice que su nombre (del latín “saltus”, valle boscoso) proviene de la palabra “sultana”, debido a la famosa dulzura de las uvas de la zona.

En 1220, el Sultán ayyubí Al-Malik al-Muazzam contruyó una fortaleza en la antigua montaña de la ciudadela, empleando cimientos anteriores. Destruida por los mongoles en 1260, el Sultán mameluco Baybars la reconstruyó rápidamente. Tras la conquista otomana en 1516, momento en que As-Salt pasó a ser la capital de la región, el comercio con Palestina proporcionó riquezas a la población. La fortaleza volvió a ser destruida en 1840 a manos de Ibrahim Pasha. 30 años más tarde, los Otomanos la remplazaron por un cuartel militar. En la actualidad, se ubica una enorme mezquita.

As-Salt vivió su periodo de mayor auge en el siglo XIX, debido al asentamiento de opulentos comerciantes de Nablus en la zona, los cuales erigieron enormes y elegantes casas, del color amarillo distintivo de la zona, en las empinadas laderas del principal valle que divide en dos la población. Tras convertir el Emir Abdullah Ammán en la capital de su emirato, la fortuna de As-Salt se redujo. Sin embargo, aún perdura su arquitectura llena de encanto y la aparenciencia de una ciudad tranquila. Sus casas, tal y como las describió un antiguo viajero, aún se erigen “una sobre otra, como si de una cadena de peldaños y terrazas se tratara”.