Aqaba Day Tours

El único puerto marítimo de Jordania se halla semi-rodeado por montañas al comienzo del Golfo de Aqaba, brazo nororiental del Mar Muerto. Siempre se consideró un punto estratégico por señalarse como el centro de las rutas terrestres y marítinas que unen la Península de Arabia, El Lejano Oriente, África y Europa, así como por sus reservas subterrráneas de agua dulce. Continúa siendo un puerto de mucha actividad y una de las ciudades de más rápido desarrollo de Jordania.

En el primer asentamiento conocido en la zona (Calcolítico, ca. 3500 sc), existían hornos con que se fundía el cobre procedente de Wadi Araba. Sin embargo, a día de hoy, no se sabe dónde se ubica exactamente el puerto de Salomón de Ezion-Geber, próximo a Eloth, en la costa del Mar Rojo, en el Reino de Edom (I Reyes 9:26). 9:26). En una ocasión, se la identificó con Tell al-Khaleifeh, cerca de la frontera israelí, aunque los restos más antiguos de la zona son 200 años posteriores.

Los nabateos fundaron la ciudad de Aila en el territorio de la actual Aqaba e hicieron de ella una importante base comercial de la ruta entre la costa mediterránea y el sur de Arabia, India y China. Tras pasar a estar bajo el poder romano en el 106 d.C., el papel de Ada se acentuó por la terminal sur de la nueva carretera que empezaba en Bostra: la Nueva Vía Trajana.

Hacia el 295, se fortificó la ciudad y se instauró una legión romana en la zona. Las excavaciones en los últimos años han desenterrado una antiquísima iglesia de finales del siglo III o principios del IV, construida de adobe. El primer obispo de Aila, Petros, asistió al Concilio Ecuménico de Nicae en 325. Los sucesores de Petros también participaron en los posteriores concilios.

De una ciudad medieval a una moderna

En los años anteriores a la conquista musulmana, los Gasánidas, tribu arabocristiana, gobernaron Aqaba. En el año 630, el obispo de la ciudad, Yuhanna ibn Ru´ba, negoció un tratado de paz con el profeta Muhammad poco después de la batalla de Tabuk. De esta manera, se aseguraba una buena relación con los nuevos gobernadores islámicos. Tal fue así que el Califa Omar permaneció con el obispo en una visita a la zona en el 639.

Se han encontrado un puñado de esculturas cristianas, aunque pocas iglesias, ya que, probablemente, la mayoría de las piedras de estas iglesias fueron utilizadas para construir los muros de la ciudad islámica y las enormes mezquitas en una nueva zona cercana a la costa. Varios escritores musulmanes hablaban de la prosperidad de Aila, entendida como puerto, punto comercial y escala en la peregrinación hacia La Meca.

En tiempos de las Cruzadas, Aila perdió parte de su opulencia, debido a un terremoto y asaltos a manos de diferentes tribus. En 1116, se anexionó al Reino cristiano de Jerusalén hasta que los Cruzados fueron derrocados a finales de siglo. Los restos del castillo de los Cruzados en la zona,probablemente, yazcan ocultos bajo un fuerte mameluco del siglo XV, al este del final del golfo. Bajo el dominio de los Otomanos, su declive se precipitó en 1869, ya que el nuevo Canal de Suez abrió nuevas rutas de peregrinaje distintas a la de Aqaba. En 1910, cuando Alois Musil visitó la ciudad, quedaban sólamente unas 19 familias. Siete años después, Aqaba quedó bajo el dominio de fuerzas arabobritánicas, convirtiéndose la fortaleza de la ciudad en la base temporal durante la Revuelta Árabe. Cuatro años después de la creación del Emirato de Transjordania, en 1925, Aqaba dejó de formar parte de la ruta de peregrinción a La Meca y se anexionó al territorio bajo el control del Emir Abdullah.