Al beidha tours

Al norte de Petra, a muy poca distancia de ésta, hallamos una zona de rocas de color miel claro: “Al Beidha”, que en árabe significa “la blanca”. Los nabateos establecieron un suburbio comercial en la zona en el siglo I d.C., un lugar de descanso para las caravanas comerciales que seguían la ruta entre el sur de Arabia y el Mediterráneo.

Milenios antes de la llegada de los Nabateos, las fértiles tierras de Al-Beidha ya fueron explotadas; un grupo se asentó en la zona hacia el año 7000 a.C. (periodo neolítico), el cual cazaba animales con armas de sílex y recolectaban plantas salvajes como comida. Asimismo, cultivaban trigo y cebada, y tenían cabras y ovejas.

El comercio internacional se basaba en el intercambio de obsidiana de Anatolia (piezas que se hallaron en la zona), turquesas del Sinaí, así como piedra pómez y conchas del mar Rojo y el Mediterráneo por hematita roja de la zona, ocres rojos y amarillos, malaquita verde, y mica brillante y trasnsparente.

Tras excavaciones, se han encontrado llanos de ocho edificaciones: desde grupos de habitaciones circulares con paredes compartidas hasta viviendas rectangulares. Aunque las chimeneas se ubicaban en los patios, los hogares se incendiaron, procediendo a su reconstrucción. Este asentamiento supone uno de los asentamientos neolíticos mejor conservados, gracias a que nunca se volvió a construir sobre él tras abadonarse 500 años después de su creación. La zona sólo se vio afectada 6000 años después, cuando los Nabateos terraplenaron la zona para cultivar.

La Al-Beidha de hoy en día constituye una parte de los dominios de los beduinos Amareen, quienes cultuvan la tierra y utilizan las cisternas excavadas en la roca de los Nabateos.